Tanques de Bombeo

Las industrias dependen de depósitos, estanques y pozos de agua  de varias décadas de antigüedad para almacenar agua potable, y en algunos casos para extinguir incendios. Aunque el acero y la fibra de vidrio se utilizan a menudo para los tanques más pequeños, los tanques y depósitos más grandes y duraderos, ubicados al aire libre, que contienen millones de galones, están construidos en concreto o asfalto.
Por desgracia, distintos factores pueden hacer que estas estructuras desarrollen grietas de un tamaño considerable, a través de las cuales pueden escapar (exfiltración) o ingresar (infiltración) grandes cantidades de agua en el suministro de agua.
Cuando esto ocurre, los gerentes de las plantas de agua deben decidir entre demoler y reconstruir la estructura vieja o encontrar una manera de prolongar su vida útil. Afortunadamente, los revestimientos exteriores e interiores avanzados de recubrimientos están demostrando ser ideales para la rehabilitación de tanques, estanques y depósitos, pues ofrecen una impermeabilización resistente y flexible que no sólo cubre las grietas grandes ya existentes, sino que además puede prolongarse hasta un 400% sin agrietarse.