Incinerador de Residuos

La incineración se desarrolla a temperaturas elevadas, tratándose de un procedimiento de destrucción térmica, que en presencia de oxígeno los residuos son convertidos en gases y cenizas.

Este tipo de tratamiento sirve a determinados propósitos: destrucción de residuos acompañada de una significante reducción de la masa y el volumen de los mismos, generación de energía e incorporación de materiales a productos industriales.

Asimismo, se debe destacar que la incineración también produce emisiones gaseosas conteniendo partículas, gases ácidos y otras sustancias cuya formación dependerá del tipo de residuos que se esté incinerando.